Compartimos los nombres y actividades de las candidatas al Premio Mujer destacada de San Miguel 2020. Conoceremos a la ganadora el próximo 19 de Marzo durante el Desayuno en homenaje a todas las mujeres en la Cámara de Comercio de San Miguel.

  • ARIANA ACUÑA

Bomberos Voluntarios de General Sarmiento

Ariana tiene 35 años, es Asistente Dental y forma parte de los Bomberos Voluntarios de General Sarmiento, donde se desempeña, totalmente ad honorem, como Suboficial Ayudante de 1º.

En el cuartel conoció a Carlos, su esposo que también es bombero y tuvieron tres hijos, los cuales pasan gran cantidad de tiempo allí.

Dedica horas por mes a esta valiosa labor, en las cuales realiza guardias nocturnas, permanencias y distintas capacitaciones como rescate vehicular, RCP, primeros auxilios, rescate con cuerdas, incendio, entre otras, que la ayudan a actuar cada día con más profesionalismo, pero sobre todo, le permite ayudar aún más a las personas.

Este, es un año muy especial, ya que en noviembre cumple 20 años en el cuartel. Un gran camino recorrido lleno de anécdotas para recordar, algunas divertidas, otras tristes, otras con finales alegres pero todas tienen algo en común: el amor con el cual son llevadas a cabo, muchas veces arriesgando su vida por salvar la de otros.

Ariana realiza esta noble tarea, con tanta dedicación y sacrificio como el primer día, repartiéndose entre su profesión, el cuartel y su familia, pero sin dejar nada de lado.

¡Un gran ejemplo de amor al prójimo!

  • NOEMÍ GRACIELA LEDESMA

El rincón de las pelucas solidarias 

Noemí tiene 68 años, 12 hijos, 33 nietos y 12 bisnietos, es vecina de San Miguel y hace un año y medio creó el Rincón de las pelucas solidarias.

Luego de la pérdida de su esposo debido al cáncer, sintió la necesidad de brindar su ayuda a personas que estén pasando por la misma enfermedad, así, junto a otras personas, entre ellas su hija Alejandra, crearon “El rincón de las pelucas solidarias”. Esta Asociación, se dedica a hacer pelucas con pelo natural, para ser entregadas de manera gratuita a muchas mujeres de distintas edades que padecen esta enfermedad. 

La importancia de contar con una peluca, trasciende lo estético, ayuda a mantener la autoestima y mejorar el estado de ánimo, ambas, sumamente indispensable durante el tratamiento.

El Rincón de las Pelucas funciona con donaciones que hace la gente: pelo, hilos y distintos materiales que se utilizan para su confección y el esfuerzo de sus integrantes, que con mucho amor y dedicación realizan esta acción.

Reciben ayuda de voluntarios. Como Naty, que les brinda un espacio en su peluquería, donde las ayuda a coser y a retocar las pelucas pare ser entregadas. También es donde reciben materiales, les dejan pelo y hacen las entregas.

Cada peluca está pensada y armada para la mujer a la que va a ser destinada, tratando de mantener la imagen que tenían antes de comenzar sus tratamientos.

¡Un gran acto de amor!

  • VIVIANA BEATRÍZ PULIDO

Los Corre Caminos 

Viviana tiene 53 años y comenzó con su acción en el año 2018, en solitario, entrenando a un chico no vidente para participar en competencias de running. Poco a poco fueron sumándose voluntarios, y hoy en día, son 6 los que integran el Grupo “Los Corre Caminos” más otras personas que colaboran durante las carreras. Comparte esta pasión con su marido, Carlos, quien la ayuda y acompaña. 

Los corre caminos entrenan a personas con disminución visual, no videntes o con cualquier discapacidad motriz, de todas las edades. Actualmente, preparan a 10 corredores, con quienes salen a trotar y guían en la realización de distintos ejercicios, para la preparación de carreras.

Ama tanto lo que hace, que cuando Viviana ve una persona con estas condiciones, se acerca a conversar y los invita a unirse al grupo.

Se preparan 4 veces a la semana, siguiendo un plan de trabajo. Los sábados se juntan en la casa de Viviana, donde hacen distintos ejercicios y luego finalizan la jornada con una mateada. 

Al no contar con un espacio físico, se reúnen en AVMUS, Entidad que les presta el lugar, y luego salen a trotar a la calle.

Los Corre caminos reciben donaciones de zapatillas y ropa deportiva de la gente, así como también, de los mismos entrenadores que compran elementos necesarios para los chicos o chalecos para los guías, para ser vistos en la calle cuando salen a correr.

¡Un ejemplo de perseverancia!