Otra mirada, por Carlos Raúl Lima

La búsqueda de la ganadora al premio Mujer Destacada de San Miguel nos puso nuevamente frente a otra forma de enfrentar la realidad que nos toca y que desde este espacio venimos reflejando mes a mes.

Más de 100 mujeres fueron propuestas para el mismo por los vecinos de San Miguel y, en cada una de sus historias de vida, vimos un común denominador: mujeres que viven el día a día enfrentando y sufriendo las mismas circunstancias que padecemos todos y que, sin embargo, encuentran la forma de sobreponerse a sus propias limitaciones y hacer algo para ayudar a mejorar la vida de los demás, en muchos casos aportando lo que a ellas mismas les falta. Esa actitud es la que nos pone frente al espejo y nos lleva a pensar en lo que se podría lograr si fuéramos muchos los que quisiéramos y nos dedicáramos a actuar de la misma forma, enfrentando la adversidad con la mirada puesta más allá de nosotros mismos.

Berta Araldi, Susana Echeverría y Alejandra Marteau, (las tres finalistas) no son millonarias ni las mueve interés político alguno para levantarse cada día con la consigna de hacer algo por los demás, por el contrario, cada una de ellas tiene sus propios problemas y padecen las mismas penurias que la mayoría de nosotros. Lo que las hace distintas y mejores es que los enfrentan y superan ayudando a otros que están en peor situación que ellas. Su existencia, y la certeza de que hay cientos como ellas, es lo que nos permite mirar el futuro con esperanza.

Este evento, que hace unos años se nos ocurrió como una forma de homenajear a la mujer en su día, termina enseñándonos a través de sus protagonistas, que existe una forma de enfrentar la adversidad que estaría al alcance de cada uno de nosotros y que el resultado final podría ser, sin duda, una mejor sociedad.

“Cada uno ve en el mundo aquello que lleva en su corazón.”

Goethe.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *